Poco previsto.

No tenía planeado visitar este garito,pero hay lugares que aparecen sin avisar. En una lluviosa tarde de Septiembre los pantalones buscaban mis tobillos mientras el tatuador se afanaba con el muslo izquierdo.

La autentica aventura no se busca,frase inspirada por el reciente anuncio de mi futura ceguera. Se me escapo una sonrisa,si fuera dueña de mi destino hoy me habría puesto falda. Detrás de la ventana el agua se volvía granizo,y pude ver como un puñado de hormigas,heridas,histéricas,perdidas,intentaban huir de la tormenta de asteroides. Un asunto muy feo,la realidad no es mas que una ilusión. Pero para entender bien esta historia debemos recorrer un oscuro camino...

Un majestuoso y flamante rascacielos de 60 pisos era el escenario perfecto. Que la primera cita fuera en el restaurante del mirador tenía su gracia. Mi hermana,complice de esta bendita locura se despidió;y el sonido de una campanita junto un ligero fluir del aire me dio la pista para entrar al cubículo donde todo transcurrió.

Siempre es agradable que un ingeniero se acuerde de una,la sensación del braille en la yema del dedo me hizo sentir bien. Los ciegos pasamos mas tiempo pronosticando,sobre todo con los pequeños misterios cotidianos,y en eso andaba,haciendo un calculo rápido de los segundos que tardaría el ascensor en subir cuando una sacudida me sorprendió. Por poco pierdo el equilibrio,esta parada no es normal,ni en el tiempo ni en la forma. Instintivamente me puse a golpear con el bastón,pero el frio ruido del aluminio confirmo lo que temía,estaba atrapada.

No podía creer todo esto,a escasos metros Sergio se cansaría de esperar y posiblemente marcharía pensando que le di plantón. De repente empecé a hiperventilar,pero no,espera,esa respiración no es solo mía,alguien me hace compañía. No recordaba que me hubieran saludado,de acuerdo,yo tampoco había dicho nada al entrar,pero los ciegos tenemos excusa.

-¿Hola?,¿sabe que esta ocurriendo?-

...

Nada,el silencio por respuesta,que persona mas rara. Entonces los miedos empezaron a emerger,quizás trepando por el hueco del ascensor. ¿Y si la parada no fue casual?,¿y si ese ser tan callado la hubiera propiciado?

Note su aliento mucho mas cerca,y sin venir a cuento levanto la blusa y dejo caer su mano en mi espalda. ¿De verdad esta pasando lo que parece que esta pasando?,¿justo ahora?,¿cuándo estoy a punto de conocer al hombre de mi vida?

¿Y a que vienen esas caricias?,¿desde cuando los violadores tienen en cuenta los preliminares?

Entonces comprendí,esos serpentinos movimientos sobre mi piel eran algo mas que una caricia. ¡Estaba intentando decirme algo! .

S-O-Y  S-(¿Sergio?,¿eres tu Sergio?)-O-R-D-O-M-U-D-O

Un sordomudo y una ciega encerrados en una doble trampa.

Al final una sorpresa no es mas que una pequeña probabilidad no esperada.

Y dando por terminada la aventura el ascensor volvió a funcionar.